Ekaterinburg, el estadio del Mundial con tribunas fuera del estadio

El Mundial de Rusia está a la vuelta de la esquina, y muchas obras están sin culminar. Los rusos comienzan a olvidarse de la estética y a buscar funcionalidad a como de lugar. Así fue el caso del estadio Ekaterinburg Arena, que tenía una capacidad de 27.000 personas, y para ampliarlo la mejor alternativa fue extender dos tribunas más allá del perímetro original de la edificación, dejando parte de ellas fuera de la protección del techo.

El estadio había tenido una remodelación en 2011, y poco después se dio a conocer que Rusia sería la anfitriona del Mundial en 2018. Desafortunadamente sus últimas alteraciones no cumplían con los estándares de la FIFA, y nuevamente comenzaron a rediseñarlo.

Desde un principio la idea fue conservar su fachada, pero para ello debían reconstruir por completo su interior, y lograr organizar 45.000 asientos dentro de ese espacio. Tardaron mucho tiempo en poner en marcha los arreglos, y finalmente en 2015 comenzaron a estructurar esta nueva idea de dos tribunas sobresalientes.

Ekaterinburg Arena está ubicado en el centro de la ciudad Yekaterinburg, y será el anfitrión de cuatro partidos durante la primera ronda. Una vez finalizada La Copa del Mundo el estadio reducirá su capacidad a 35.000 asientos.